30 jul. 2016

"LOCKE & KEY"


Desde hace un tiempo he estado decidiendo si reseñar todo junto o cada volumen de los siete que componen la novela gráfica “Locke & Key” por separado. Finalmente, decanté por la opción resumida, ya que el propósito de estas reseñas es hacerlos morder un anzuelito, picar su curiosidad y que luego se adentren a comprobar si las palabras del autor de esta reseña se acercan a la realidad. Así, comentaré brevemente lo que pienso de esta novela gráfica creada por Joe Hill en el guión y llevada al papel gracias al dibujo del chileno Gabriel Rodríguez.

Locke & Key es un comic que mucha gente me recomendaba (ok, no MUCHA) y no me decidía por tomarla. Siempre estaba ahí eso que no leí de Batman y que tiene tanto fanboy hablando maravillas, o lo último de Marvel que me obligaba a releer comics del principio para entender la actualidad. O el libro en el velador. Y la novela se veía postergada una y otra vez.
Un día, quién sabe por qué razón, me decidí a tomarla y me puse a leer. De ahí en más, no pude soltarme, y me vi atrapado por un relato muy bien construido, envolvente, con un rico equilibrio entre el desarrollo de la trama y la caracterización de los personajes. A medida que nos adentramos de la mano de Hill y Rodríguez en la vida de Lovecraft, Massachusetts, pareciera que realmente viajamos a ese pueblo, y llegamos a conocer tan bien a sus muchos personajes que varios de ellos lograrán despertar el amor, la amistad, el odio y el desprecio en nosotros.

Si alguno de ustedes ha leído alguna novela de Stephen King, que para elegir hay muchas (o si al menos han disfrutado de alguna película basada en sus obras como “Carrie”, “The Mist”, “The Green Mile”, “The Shawshank Redemption” o “The Shining”), han de saber que Joe Hill es en realidad el pseudónimo de Joseph Hillstrom King, segundo hijo de Stephen. Y diría que heredó al menos una buena cantidad del talento de su padre.

Así, en este comic oscuro y sobrenatural, que circula libremente por el terror, la fantasía y el suspenso con una soltura deliciosa -entregando bellas pinceladas complementarias de romance, amistad y familia-, lograrán ver el legado de King. Es decir, construcción de personajes y sus relaciones dinámicas y realistas, desarrollo implacable de una trama cautivadora y, por supuesto, lo que no puede faltar en una narración del estilo: la formación lenta pero inclemente y aguda de dos caras de una misma moneda, la luz y la oscuridad, el bien y el mal.

Esta dualidad fantasiosa pero muy verosímil da cuerpo a cada volumen de Locke & Key. Entre muchas maravillas incluye un número completo en homenaje al gran Bill Waterson, con una sub-trama que casi me arranca un lagrimón. El dibujo y el color de Rodríguez, de trazo firme, luminoso, vivo y con énfasis en las expresiones faciales, puede inicialmente impresionar demasiado contrastante a la historia, pero luego se evidencia equilibrante, dando un exquisito balance que se luce con fuerza durante el desenlace de la saga. Además, mucho de lo ocurrido sucede en una locación que al menos a mí me llena de nostalgia por mis años infantiles: Keyhouse, una casa enorme, repleta de puertas con extrañas cerraduras. Bien vale la pena tomar el manojo de llaves completo, dejarse de excusas y empezar a abrir las más extrañas puertas. Se hallarán llegando al último volumen igual que yo, sin ganas de que se acabe, y pensando por qué no lo leyeron antes.

Quizá hasta pensando en por qué se decidieron a tomarlo en tan extraño momento. Tal vez un eco, una voz salida de un pozo, los llevó a decidirse.

Fuente: How to Arsenio Lupin

YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

20 jul. 2016

"FABULAS" DE BILL WILLINGHAM

 

Recomendación Continuara: "Fábulas" de Bill Willingham, otra gran y fantastica obra de Vertigo reeditada por ECC en una edición de lujo espectacular *.*
 
YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

18 jul. 2016

RECOMENDACIÓN CONTINUARA: HELLBLAZER



Nunca es mal momento para recomendar los grandes clásicos del cómic, como es el caso de Hellblazer, una extensa serie de Vertigo con 300 números en su haber. Violencia, humor, sátira y drama son sólo una de las pocas cosas que podemos encontrar en él.

Ahora ECC nos la ofrece con una nueva edición en tomos de cartoné recopilados por autores.

YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

13 jul. 2016

"LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA" DE PAUL PRESTON Y JOSÉ PABLO GARCÍA


José Pablo García copó los tops de lo mejor del cómic nacional del 2015 con Las aventuras de Joselito, una obra que demostraba a las claras la erudición simpática –sí, no hay antítesis en ello– en el arte secuencial del malagueño. Una de las fans de aquel poliédrico cómic sobre el pequeño ruiseñor fue Xisca Mas, por entonces editora de Debate, quien, ni corta ni perezosa, se puso en contacto con García para lanzarle un reto: adaptar al lenguaje comiquero uno de los libros más completos sobre la Guerra Civil, el escrito por Paul Preston. «A mí me pareció una verdadera burrada, por todo lo que abarca el libro (desde Fernando VII hasta la posguerra) y por el poco tiempo del que disponía para hacerlo dignamente; pero dije que sí a todo. No podía dejar escapar una oportunidad como aquélla». Ahora, poco menos de un año de aquello, llega esta semana a las librerías La Guerra Civil Española, un tour de force de más de 200 páginas.

Quizás lo que verdaderamente le atrajo a José Pablo del encargo fue que le sacaba de una supuesta zona de confort. «Jamás me hubiese embarcado en un proyecto así por iniciativa propia. Siempre me ha inspirado mucho respeto, ya que es un tema del que cada español tiene su propio trauma. La Guerra Civil sigue levantando ampollas, después de ochenta años hay asuntos que no se han acabado de resolver y aún estamos pagando sus consecuencias», nos cuenta.

El objetivo del cómic de García es ofrecer a las nuevas generaciones, a los que no tengan ni idea, ni tampoco demasiado interés, un retrato fidedigno de lo que ocurrió en nuestro país en aquellos decisivos años. ¿Cómo crear el anzuelo para que picaran? El dibujante lo tiene claro: «Pues tratándomelo de contar a mí mismo de forma atrayente, porque tengo serios problemas de atención. Con los apuntes de clase hacía exactamente lo mismo, llenaba con dibujos las hojas de apuntes para no perder el hilo y no aburrirme. Pero el ensayo de Preston no es para nada un mamotreto, va pasando de un asunto a otro con gran fluidez, sin dar respiro al lector».

¿Estará el malagueño preparado para leer críticas con frases como: «Si no había suficientes películas sobre la Guerra Civil, ¡Ahora se dedican a hacer también cómics sobre el conflicto!»? Responde: «Yo mismo he tenido ese tipo de prejuicios, pero carecen de fundamento: no hay tantas películas sobre la Guerra Civil como se cree. De hecho, harían falta muchísimas más obras que hiciesen llegar al espectador o lector una visión más completa del conflicto, que superasen el fácil y cómodo discurso del facha malo y el pobrecito rojo, y que ayudasen a comprender la complejidad de lo que ocurrió de una forma más honesta. Se trata del acontecimiento más relevante y terrible del pasado siglo en nuestro país y, posiblemente, el que mejor nos defina». De todas formas, José Pablo García matiza: «En el cómic español la Guerra Civil ya ha sido fuente de inspiración de varias obras imprescindibles. Sin ir más lejos, dos de los últimos premios nacionales, El arte de volar y Las serpientes ciegas, se ambientan en ella».

Resulta inevitable preguntarle por la opinión de Paul Preston sobre la traslación gráfica de su ensayo elaborada por García: «Paul fue revisando los capítulos a medida que los iba haciendo, pero en sus más de doscientas páginas sólo me ha corregido un par de viñetas. Tengo entendido que le ha gustado mucho, pero sólo hemos tenido contacto a través de la editorial. Espero conocerlo si baja a España y saber su opinión de primera mano».

Del proceso de construcción de La Guerra Civil Española extrae el dibujante malagueño valiosas lecciones: «He aprendido cuál es mi límite. Debido a lo apretado de los plazos de entrega, he procurado ir a lo esencial y no pararme en los detalles, pero en cuanto me descuidaba acababa metido en un berenjenal gráfico del que no sabía bien cómo salir. Viéndolo ahora impreso, no me explico cómo he podido tardar seis meses en acabarlo. Bueno, en verdad sí, pero no tengo intención de superar esta plusmarca por la cuenta que me trae». ¿Y ha aprendido algo de la contienda? «No sé cómo contestar a esto sin caer en lugares comunes soltando una frase de cuñado. Las conclusiones que pueden sacarse una vez leído el libro son un poquito desalentadoras, sobre todo en aquellas cuestiones que siguen en el mismo punto en el que estaban durante la Segunda República y en los errores que tendemos a repetir».

José Pablo García está ahora en otro reto: hoy mismo viaja a Palestina con la ONG Acción Contra el Hambre. «Quieren que cuente en un tebeo la labor que están desempeñando en Cisjordania y en Gaza. Aún no sé qué tono y forma le daré, pero supongo que será un cuaderno de viaje», adelanta el dibujante. Un nuevo capítulo de Las aventuras de José Pablo García.

Fuente: La Opinión de Málaga

YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!

12 jul. 2016

"TRANSMETROPOLITAN" DE WARREN ELLIS



Situado algunos siglos más allá del actual, Warren Ellis y Darick Robertson nos presentan Transmetropolitan, una obra tan original como apabulladora. Una obra que pone nuevamente en las librerías ECC Ediciones, avalada con el sello Vértigo, una editorial a la cual el mundo del cómic en nuestro país debe mucho hoy en día. Sobre todo, por la recuperación de clásicos u obrazas que está aportando al buen amante de los cómics.

Transmetropolitan cuenta las arenosas hazañas del periodista Spider Jerusalem, un tenaz, dañino y vertical tipo que hace su labor periodística sin concesiones al corrupto mundo que le rodea. Un guión que se mueve en un mundo, tras un telón cyberpunk donde toda una legión de imperfecciones del ser humano, están a la hora del día.

Después de un retiro de cinco años en una montaña alejado del mundo, decide volver para cumplir la promesa que le hizo a su editorial de entregar dos libros. O eso, o se enfrentará a una demanda de cojones. Las figuras políticas de la época estaban tranquilas hasta ahora. Este exterminador de las news ha vuelto y nadie va a salir indemne de ello. Spider Jerusalem hace el viaje de regreso a la ciudad, una metrópolis sucia, maloliente, llena de seres extraños que no saben que hacer/vestir para ser originales… una panoplia de agitación social nunca antes vista.

Y él todo lo odia.

Los guiones que se incluyen en este primer volumen destacan el regreso de Jerusalem al día a día, los efectos de su cobertura periodística de un motín que involucra a un grupo de seres humanos que pasan de sus cuerpos originales al genoma de una especie extraterrestre. También su “aportación” a la fama que tiene un candidato a Presidente, el cual Spider ya conocía. Los depravados anuncios de televisión a los cuales sucumbe en un día de descanso, y la mejor de todas… su crítica, exploración y excoriación de la cantidad de religiones con sus consecuentes ideologías e hipocresía.

Para tenerlo firme y controlado (dentro de lo que acabe) su editor y ¿amigo? para el que trabaja, le pide/comenta/ordena: «¿¡Dónde está mi puta columna!?». Spider, para poder vivir, aporta como puede una columna semanal. Pero su amigo/cabrón/jefe, le impone una compañera. Nada más y nada menos que una prostituta que se encontró en un caso anterior y que tuvo que prostituirse para pagarse la carrera (otra crítica genial al hoy-en-día). Una compañera que no sabe donde se mete pues Spider Jerusalem es un personaje para echarle de comer aparte, y ella es de las pocas personas que aún no lo sabe, y que lo sufre poco a poco.

He leído por ahí que Transmetropolitan no es agradable para algunos lectores. Os puedo asegurar que lo leído hasta ahora de esta serie, es de lo más suavecito que he leído de Warren Ellis. Y bueno, tampoco es que asuste tanto, nadie se asusta hoy en día de nada. Al menos, no los que suelen ver el telediario. Un buen espejo de lo que viene a ser este cómic. Es tan fácil como que a algunos les gusta lanzar las campanas al vuelo fácilmente. Mejor dicho, el guión de Transmetropolitan es tan sincero, claro y actual -aunque se publicó por primera vez en 1998-, que desarrolla un futuro más cercano al nuestro que al que propone. Si conoces “la calle”, el idioma que maneja un americano, un europeo o incluso un español de hoy en día; no-te-vas-a-asustar.

Por eso cala y es tan brillante Transmetropolitan. El prota es alguien que dentro de lo malo te cae bien. Porque (más fácil aún), en su situación harías lo mismo: despellejarías a todos esos personajes corruptos que nos rodean y que intentan engañarnos, una vez sí y otra también. ¿Ejemplos? Políticos, bancos, compañías telefónicas, la televisión con su trasfondo y masificación de anuncios antes-y-durante, los programas de “prime time”…

Me lo he pasado en grande. Transmetropolitan me encanta. Es de esas espinas que tenía clavada. Muchos consejos tuve en su momento para leerla y lo dejé pasar. Ahora, gracias a ECC Ediciones, la mejor sátira leída en un cómic, al alcance de todos.

Fuente: Cronicas Literarias

YA A LA VENTA EN CONTINUARÀ: ¡CLICK AQUÍ!